¡100.000 lectores semanales!


FUNDADORES: Gonzalo Márquez Cristo y Amparo Osorio. DIRECTORA: Amparo Osorio. COMITÉ EDITORIAL: Iván Beltrán Castillo, Fabio Jurado Valencia, Carlos Fajardo. CONFABULADORES: Fernando Maldonado, Gabriel Arturo Castro, Guillermo Bustamante Zamudio, Fabio Martínez,  Javier Osuna, Sergio Gama, Mauricio Díaz. EN EL EXTERIOR: Alfredo Fressia (Brasil); Armando Rodríguez Ballesteros, Osvaldo Sauma (Costa Rica). Antonio Correa, Iván Oñate (Ecuador); Rodolfo Häsler (España); Luis Rafael Gálvez, Martha Cecilia Rivera (Estados Unidos); Jorge Torres, Jorge Nájar, Efer Arocha (Francia); Marta L. Canfield, Gabriel Impaglione (Italia); Marco Antonio Campos, José Ángel Leyva (México); Renato Sandoval (Perú); Luis Bravo (Uruguay); Luis Alejandro Contreras, Benito Mieses, Adalber Salas (Venezuela);
Si desea cancelar esta suscripción gratuita por favor responda este mensaje a Con–Fabulación
con el asunto “Retiro”


MARCO ANTONIO CAMPOS*



EN LA GRAN RUTA

C’est la vraie marche. En avant, route.
                                                                                                          Iluminaciones, Rimbaud

Y cómo no lo iba a hacer, cómo no iba a ser
si el camino era, cómo no iba a andar a pie
si mi paso era de viento, si el vivir no sabía del
fiel de la balanza, andar a pie -decía Thoreau- 
es la manera de llegar más lejos, y yo, y yo
de los veinte a los treinta quería conocer todo,
conocía todo -figuras italianas ritmadas
a la más alta pintura, catedrales sin Dios,
calles medidas según la sombra o luz, plazas
del tamaño de una aguja, conventos coloniales
donde el diablo hacía planes con la muerte,
riberas melancólicas del Arno, el Sena y el Danubio,
largos muelles del Jónico en la punta de los dedos-,
conocía el paso leve de los años, el peso de los daños,
escandía el endecasílabo y mi propia manera de avistar:
allá, a ojo de pájaro, vislumbro Barcelona gris
en Año Nuevo, Andalucía con mujeres tan bellas
que Dios se sorprendió de su creación, Cáceres
perfectamente puesta en la piedra medieval,
Salamanca de tarde en el mañana
en el múltiple ayer que ya os decía,
Ávila con el hábito de Teresa
a ras de pasto, Segovia en el recuerdo fresco
de Martha delgada en fuente grande, Madrid mustio
con aire de provincia y con la bota del déspota
en el rostro que a muchos alegraba,
y yo era veloz y fuerte, melancólico y violento,
y me iba, ya lo dije, caray, me iba
cambiándome la máscara según el teatro,
me iba repitiéndome la línea de Eliot:
“No hasta luego, sino adelante, viajeros”.
Pero en los treinta y cuarenta, con el
paso de los años, con el peso de los daños,
en efecto, sí, aún así lo veía todo,
oía todo, todo lo quería hacer mío:
escúchese el Mediterráneo al pie de Cabo Sounion,
el gorrión bajo el ciprés al mirar el mar en Sami,
el olor del jazmín o del geranio en la mínima Karlóvassi
-aquel verano cuando Ritsos veía cerca el fin,
cuando Elytis, en su casa de Atenas veía cerca el fin-,
castillos y ríos de la Provenza, colinas dulcísimas
de Italia, ay, aquella verde Austria
 –biblioteca, bosque, ermita, escaparate- con
personas amigas  que me dieron la mano en un país
tan pequeñamente grande, tan áspero y
oscuramente bello, en fin, me iba, ya dije, me iba
con la máscara gastada por la distorsión de hechos,
por la fatuidad caída en tierra del Miserere al
De Profundis, me iba, me iba diciéndome
la línea de Eliot:
“No hasta luego, sino adelante, viajeros”.
Pero otra vez el paso de los años, el peso de
los daños: los cincuenta y sesenta, la furia
de la hoguera en el furioso pecho,
creyendo ser de nuevo totalmente
el de los pies de aire, el velocísimo caballo
llevándose en montura la América Latina,
pero el paso callaba, el paso se paraba,
y yo en el despaso, ay, despacio me veía:
la ceniza en la frente, el navío del corazón
hundido a pique, el diapasón llorado en la,
el maquillaje sucio en la cara del payaso,
que dolido, con las armas melladas,
se presenta en el círculo del circo y arroja
las máscaras con ira pues ya no sirven
para esconder nada ni engañar a nadie.
¿Seguir adelante?, sí. ¿Decir palabras como otrora,
antaño o hace ya tiempo?, sí, ¿Valió la pena
la vida?, sí, ¿Me enorgullece haber visto y
viajado como lo hice?, sí. Pero al menos,
al menos contéstenme dos cosas:
¿Dónde quedó lo que yo anduve? ¿Cómo saber
si lo vivido fue?

HA DE LLEGAR LA MUERTE


Un hombre solo viaja solo. Sola
ha de llegar la muerte. Llegará.

Quise hacer cosas, y si había éxito,
si lo había, cortaba hierba fresca.

Sin arrepentimiento o remordimientos
mucha gente vive; no fue mi caso.

Por qué sentirme culpable de aquello
que debí hacer y no era dable hacer.

Anhelé de joven un gran país de árboles,
y lo será, creo, en el adverbio nunca.

Acaba dos mil quince. Los amigos
departen y comparten en la mesa.

Alguien regresa aquel tiempo que fue.
Y yo les hablo del tiempo en que fui.

LÁPIDA EN EL AIRE

“Ya vi. Ya viví en demasía. ¿Mi legado? Dejo lo escaso bello que yo hice y lo escaso bueno que yo di. Menos y más, yo más, me sentí un forastero dondequiera, y para vivir, para simular que vivía, más pronto que tarde emprendí la aventura o fuga.
   ¿Quién fui? Pude ser cualquiera. ¿Mi nombre? Pudo ser del aire. Pudo ser el aire”.

[1] Del libro De lo poco de vida, editorial Visor, Madrid, 2016.
*Marco Antonio Campos (México, D.F., 1949) es poeta, narrador, ensayista y traductor. Ha publicado los libros de poesía: Muertos y disfraces (1974), Una seña en la sepultura (1978), Monólogos (1985), La ceniza en la frente (1979), Los adioses del forastero (1996), Viernes en Jerusalén (2005), Dime dónde, en qué país (2010) y De lo poco de vida (2016). Es autor de un libro de piezas breves (El señor Mozart y un tren de brevedades) y uno de aforismos (Árboles). Ha traducido libros de poesía, entre otros, de Charles Baudelaire, Arthur Rimbaud, Antonin Artaud, Umberto Saba, Vincenzo Cardarelli, Giuseppe Ungaretti, Cesare Pavese, Georg Trakl y Carlos Drummond de Andrade. Libros de poesía suyos han sido traducidos al inglés, al francés, al alemán, al italiano y al neerlandés.  Ha obtenido los premios mexicanos Xavier Villaurrutia (1992), Nezahualcóyotl (2005), Nacional de Letras Sinaloa (2013), el Iberoamericano Ramón López Velarde (2010), y en España el Premio Casa de América (2005), el Premio del Tren Antonio Machado (2008) y el Premio Ciudad de Melilla (2009). El festival de Montreal le otorgó en 2014 el premio Lèvres Urbaines.

PoeMaRío


Tal como su lema lo sugiere, un mar de palabras viaja por el río hacia el encuentro con la poesía, en un despliegue de múltiples voces de poetas nacionales e internacionales, que del 17 al 21 de agosto, estarán presentes en Barranquilla dentro del 9º. Festival Internacional de Poesía en el caribe


MIÉRCOLES 17
3:00 p.m. Biblioteca Popular de la Paz. 
Cristancho Duque (Antioquia), Robert Max (Bogotá), Elizabeth Miranda (Cesar), Zurelys López Amaya (Cuba).
3:00 p.m. Sede de Promigas.
Marta Cwielong (Argentina), René Rodríguez Soriano (Rep. Dominicana), John Brasco (Atlco.), Daniel Matul (Guatemala), Carolina Zamudio (Argentina).
4:30 p.m. Malecón del Río
Gabriel Jaime Franco (Antioquia), Tallulah Flores (Atlco.), Gabriela Kizer (Venezuela), Eliana Díaz (Atlco.), Carlos Ernesto García (El Salvador).
7:30 p.m. Plaza de la Aduana. Recital inaugural.
Poesía visual / Poesía verbal:
Lilian Pallares (Atlco.), Charles Olsen (N. Zelandia), Orly Anan (Atlco.), Julieta María (Atlco.), Tulio Restrepo (Antioquia), Mario Cervantes (Atlco.), Leo Lobos (Chile).
 Myra Jara (Perú), Ruxandra Novac (Rumania) Lasana M. Sekou (San Martín), Eliana Díaz (Atlco.), Álvaro Miranda (Magd.),  Jonatán Reyes (Puerto Rico), Jhon Junieles (Sucre), Diego Marín Contreras (Atlco.), Alhaji Papa Susso (Gambia).

JUEVES 18
9:00 a.m. Combarranquilla Boston.
Poesía visual / poesía verbal
Henry Gómez (Bogotá), Zurelys López Amaya (Cuba), Nora Carbonell (Atlco), Julio Sierra Domínguez (Córdoba), Tito Mejía (Atlco.).
10:00 a.m. Salgar. Colegio Eustorgio Salgar.
Alba Sarabia (Bolívar), Camila Charry (Bogotá), Carolina Zamudio (Argentina), John Brasco (Atlco.), Odimar Varela (Atlco).
10:00 a.m. Instituto Experimental del Atlántico.
Robert Max (Bogotá), Gabriel Jaime Franco (Antioquia), Marta Cwielong (Argentina), Carlos Ernesto García (El Salvador),
3:00 p.m. Colegio Nuestra Sra. de las Mercedes.
Taller con Marta Cwielong (Argentina): “Poesía y música:  ¿Hay poesía en el rock?”
3:00 p.m. Universidad del Norte. Media Torta Biblioteca. 
Angélica Santamaría (Sucre), Jhon Junieles (Sucre), Lázaro Valdelamar (Bol.), Ruxandra Novac (Rumania), Rómulo Bustos (Bol.).
3:00 p.m. Universidad del Atlántico. Sede Norte. Salón Julio Enrique Blanco.   Conferencia de Guillermo Acuña (Costa Rica): “Migraciones regionales en Centroamérica: nuevos rostros, nuevos actores”.
4:00 p.m. Plaza de la Paz.
Lya Sierra (Atlco.), Odimar Varela (Atlco.), Elizabeth Miranda (Cesar), Leo Lobos (Chile), Álvaro Miranda (Magdalena).
5:00 p.m. Restaurante – Bar La Cueva.
Poesía visual / Poesía verbal.
Alhaji Papa Susso (Gambia), Lasana M. Sekou (San Martín), Pedro Blas Julio (Bolívar), Jonatán Reyes (Pto. Rico), Lázaro Valdelamar (Bolívar.).
6:00 p.m. Plaza de la Paz.
Leo Castillo (Bolívar), Billie Jean Madera (Atlco), Mirlene Martínez (Sucre), Nora Carbonell (Atlco.), Jaidith Soto (Córdoba).
7:30 p.m. Plaza de la Paz. Lanzamientos de PoeMaRío.
Rómulo Bustos (Bolívar), Margarita Vélez (Sucre), Gustavo Tatis (Córdoba).

VIERNES 19
9:00 a.m. Colegio Hebreo Unión.
Leo Lobos (Chile), René Rodríguez Soriano (Rep. Dominicana), Camila Charry (Bogotá), Daniel Matul (Guatemala), Tallulah Flores (Atlco.).
2:00 p.m. Universidad del Atlántico. Sede Norte. Salón Julio Enrique Blanco.
Conferencia de Daniel Matul (Guatemala): “Poesía, Cultura y Sociedad”
3:00 p.m. Barrio Simón Bolívar. Colegio de Bachillerato.
Tito Mejía (Atlco.), John Brasco (Atlco.), Pedro Blas Julio (Bol.), Fabiola Acosta (Atlco), Billie Jean Madera (Atlco).
3:00 p.m. Colegio Nuestra Sra. de las Mercedes.
Taller/ Conversatorio con Gabriela Kizer (Venezuela): “El enigma de la poesía”.
4:00 p.m. Jardines de Bellas Artes, Uniatlántico.
Alba Sarabia (Bolívar), Lázaro Valdelamar (Bol.), Leo Lobos (Chile), Eliana Díaz (Atlco.), Ángel Herrera (Antioquia).
4:00 p.m. Plaza de la Paz.
José Luis Hereyra (Atlco.), Nora Carbonell (Atlco.), Henry Gómez (Bogotá), Lya Sierra (Atlco.), Jhon Junieles (Sucre).
4:00 p.m. Barrio La Gardenias. Conjunto Residencial No. 12. Salón comunal.
Lasana M. Sekou (San Martín), Myra Jara (Perú), Leo Castillo (Bol.), Julio Sierra Domínguez (Córdoba), Mirlene Martínez (Sucre).
5:00 p.m. Plaza de la Paz.
Daniel Matul (Guatemala), Carolina Zamudio (Argentina), Gustavo Tatis (Córdoba), Guillermo Acuña (Costa Rica), Robert Max (Bogotá).
Retrato hablado. Pintores:   Manuel Bustos, Alex De la Torre, Wilberto Echavarría, Adolfo Hernández, Ivan Berrío, Omar Alonso.
7:00 p.m. Biblioteca Piloto del Caribe.
Poesía visual / Poesía verbal.
Victor Gaviria (Antioquia), Ruxandra Novac (Rumania), Jonatán Reyes (Pto. Rico), Jaidith Soto (Córdoba), Midori Moromisato (Perú).
8:00 p.m. Sede de Ay, Macondo.
Rómulo Bustos (Bol.), Gabriel Jaime Franco (Antioquia), Marta Cwielong (Argentina), John Junieles (Sucre), Álba Sarabia (Bolívar).

SÁBADO 20
9:00 a.m. Biblioteca Infantil Piloto del Caribe.
Taller de con la poeta y artista visual Mirlene Martínez
3:00 p.m. Plaza de la Paz
Cristancho Duque (Antioquia), Henry Gómez (Bogotá), Gabriela Kizer (Venezuela), Fabiola Acosta (Atlco.), Guillermo Acuña (Costa Rica).
4:00 p.m. Plaza de la Paz
René Rodríguez Soriano (Rep. Dominicana), Camila Charry (Bogotá),  Ruxandra Novac (Rumania), Carlos Ernesto García (El Salvador), Gustavo Tatis (Córdoba).
5:00 p.m. Plaza de la Paz
Zurelys López Amaya (Cuba), Robert Max (Bogotá), Margarita Vélez (Sucre), José Luis Hereyra (Atlco.), Ángel Herrera (Antioquia).
8:00 p.m. Barrio Abajo (Casa de Hierro).
Poesía visual / Poesía verbal:
Midori Moromisato (Perú), Victor Gaviria (Antioquia), Álvaro Miranda (Magd.), Alhaji Papa Susso (Gambia), Pedro Blas Julio (Bol.).

DOMINGO 21
5:00 p.m. Mesa de Jóvenes.
Recitales con los poetas ganadores del Concurso Mesa de Jóvenes PoeMaRío 2016.
6:00 p.m. Parque Sagrado Corazón. Recital de Clausura:
José Luis Hereyra (Atlco.), Henry Gómez (Bogotá), Myra Jara (Perú), René Rodríguez Soriano (Rep. Dominicana), Gabriela Kizer (Venezuela), Camila Charry (Bogotá), Leo Lobo (Chile), Angélica Santamaría (Sucre), Guillermo Acuña (Costa Rica), Alhaji Papa Susso (Gambia), Julio Sierra Domínguez (Córdoba), Margarita Vélez (Sucre), Zurelys López Amaya (Cuba).


Los cinco entierros de Pessoa


Dirigida por Juan Carlos Moyano, director del Teatro Tierra, del 17 al 20 de agosto a las de 7.30 pm., se estará presentando esta obra-homenaje a las diversas personalidades de Fernando Pessoa, que al decir de sus creadores se trata de un drama humano en el escenario de la vida.



SALVATORE QUASIMODO

                                                                        
           
Poeta y periodista italiano nacido en Módica, Sicilia el 20 de agosto de 1901. Miembro del movimiento hermético italiano, recibió el Premio Nobel de Literatura en 1959.                                                                                                                                                                                                                                           

Ed è subito sera
Ognuno sta solo sul cuor della terra /
trafitto da un raggio di sole; /
ed è subito será

Y de pronto la noche.
Cada uno está solo en el corazón de la Tierra /
traspasado por un rayo de sol; /
y de pronto la noche 
Traducción de Ricardo Michel Flores
           
CARTAS DE LOS LECTORES


DESDE LA DIÁSPORA: He quedado estremecido con los poemas de Carlos Skliar y gracias por publicarlos. Me traen el eco de la Argentina de mi infancia de la que tuve que salir en 1980 en plena dictadura de Videla.
Guido Castelli. Argentino exiliado en algún lugar del planeta

***
CONFABULADOS: Les pido transmitir mi saludo a Felipe Agudelo Tenorio y mi felicitación por su nueva novela. Rodrigo Andrade Díaz. Estudiante de Literarua

***
AMIGOS DE CONFABULACION: Me alegró mucho ver que actualizaron y normalizaron el blog que estaba suspendido desde el fallecimiento de Gonzalo. Sé que no es nada fácil, pero ánimo y adelante. Juanita Arboleda Chaux

***
CONFABULADOS QUERIDOS: Los poemas de Carlos Skliar son un profundo y significativo camino a la metafísica del ser humano en su misterioso recorrido por las honduras de la vida. Volver a ser aquello que hubiéramos sido si no nos hubiesen asesinado antes! Gracias Skliar, me quedo sin aire!!! Octavio Nájar Fadull

***
CONFABULADOS QUERIDOS: Com o agradecimento do Casimiro de Brito e a memória, SEMPRE, do nosso Gonzalo. Abraços. Casimiro de Brito

***
QUERIDOS CONFABULADOS: Me gustó mucho el ensayo de Gabriel Arturo Casto, y quiero como siempre reconocer que ustedes son un medio pluralista en este país donde solo funcionan los “amiguismos”. Gracias de nuevo por ese periódico que esperamos ávidamente cada semana. Clara Inés Jaramillo.
***

CONFABULADOS: Gracias por la publicación, excelente la poesía de Carlos Skliar. Con-fabulación es un periódico de calidad. Beatríz Basile. –Argentina

***


 

Compre aquí nuestros 100 títulos
Poesía, Cuento, Ensayo, Crónica, Novela y Testimonio

El Libro de la Tierra (101 geniales Autores), Discursos Premios Nobel (Tres tomos), Grandes entrevistas de Común Presencia, Antología de Poesía Colombiana (1931- 2011), Poetas venezolanos contemporáneos, Cuentos perversos, Ensayistas bogotanos, Cronistas bogotanos, Cuentistas bogotanos y muchas obras más.

¡Por la defensa de la prensa libre en Colombia!
Con–fabulación es un periódico virtual que se publica semanalmente y se despacha a 100.000 lectores. Las opiniones expresadas en este medio son responsabilidad exclusiva de los columnistas y periodistas. Todos los textos pueden reproducirse citando la fuente. Si usted comulga con nuestra tarea, envíe este periódico a sus amigos, o mándenos las direcciones que considere pertinentes: ¡contribuya a la con–fabulación!

Si usted no desea seguir recibiendo este periódico por favor enviar un mensaje de retiro a este mismo correo¡100.000 lectores semanales!



¡100.000 lectores semanales!

Descripción: ConfabulaCabezoteActual

FUNDADORES: Gonzalo Márquez Cristo y Amparo Osorio. DIRECTORA: Amparo Osorio. COMITÉ EDITORIAL: Iván Beltrán Castillo, Fabio Jurado Valencia, Carlos Fajardo. CONFABULADORES: Fernando Maldonado, Gabriel Arturo Castro, Guillermo Bustamante Zamudio, Fabio Martínez,  Javier Osuna, Sergio Gama, Mauricio Díaz. EN EL EXTERIOR: Alfredo Fressia (Brasil); Armando Rodríguez Ballesteros, Osvaldo Sauma (Costa Rica). Antonio Correa, Iván Oñate (Ecuador); Rodolfo Häsler (España); Luis Rafael Gálvez, Martha Cecilia Rivera (Estados Unidos); Jorge Torres, Jorge Nájar, Efer Arocha (Francia); Marta L. Canfield, Gabriel Impaglione (Italia); Marco Antonio Campos, José Ángel Leyva (México); Renato Sandoval (Perú); Luis Bravo (Uruguay); Luis Alejandro Contreras, Benito Mieses, Adalber Salas (Venezuela);
Si desea cancelar esta suscripción gratuita por favor responda este mensaje a Con–Fabulación
con el asunto “Retiro”


CARLOS SKLIAR*


Cinco modos del aún vivir


1


El fuego que destruye y que, en su destrucción, ilumina.
Un fuego que quema y que en su combustión desprende una
humareda de ausencias y unas cenizas que esparcirán todo aquello 
que creíamos ser y no somos, todo lo que pensábamos importante y 
no pasa de ser fútil y superfluo, todo lo que creíamos inútil,
pequeño, harapiento, y acaba por darle sentido y belleza a la vida.
La diferencia entre el fuego frente al mar y el fuego de la
inquisición.
La diferencia entre el fuego abrasador y el fuego arrasador.
La diferencia entre arder con la lectura, y quemar los libros.
La diferencia entre morir sin piedad, y amar sin remedio.



2

Aquí donde vivo, el sitio en el que creo un reino de naderías, vivió
un hombre que coleccionaba ausencias en páginas 
levemente humedecidas.

Y antes, antes que el hombre, hubo una niña descalza que dibujaba 
sombras
como pinturas del silencio.

Y antes, antes que la niña, había una mujer ciega que escuchaba 
radio como si acercara un caracol hasta el océano y tocase el sol 
oculto de la niebla y del asfalto.

Y al principio de todo, cuando no había casa sino unas siluetas 
subidas y caídas entre polvo y andamios, hubo un sueño que no
pudo ser soñado, serpientes calladas y tierra fértil que el cemento 
fue quemando hasta diluir la memoria de los primeros hombres y mujeres. 

Aquí donde vivo siempre hubo soledad y multitud, antes que nadie
ninguno, nada, naciera.


3

En un segundo ocurre que alguien se va sin decir nada
y quien se queda abre los ojos como si habitara en el destierro.

Un segundo es un pozo ciego.
Una boca muda.
Dos espaldas que no se voltean.

Un segundo es la unidad mínima del misterio.


4

El deseo más antiguo de lo humano: reír y llorar a la vez,
sin estridencias, al mismo tiempo.
Un gesto hondo en un rostro múltiple.
Y el fuego se enciende, sin cenizas, aunque todavía nos
falten cientos de árboles.
Dicen los olvidadizos que la memoria es incolora, blanca, retorcida.
Digamos, entonces, que habrá que recordar de otra manera
Los desaparecidos son abuelas.
Los desaparecidos son nietos.
Ángeles que suben desde la tierra viva y muerta.
O desde el cielo infecto, desde el que fueron arrojados.
O del hierro aprisionado, en el que parieron.
O de la rebelión de la mirada.
Y devuelven el nombre sustraído, el nombre más amado.
La pronunciación de la vida, del tiempo, las pasiones.
La ilusión más presente de lo humano.
Volver a ser aquello que hubiéramos sido si no nos hubiesen
asesinado antes.


5

Ya no se trata de mirar: hay que romper la fisonomía del espacio.
No es cuestión de  escuchar: hay que disputarle el sentido al sonido.
Ni siquiera es cuestión de tocar, de acariciar o de rozar: hay que 
pulverizarse las manos.
Y es que no tenemos tiempo: tenemos piel.
Por suerte.

  • Buenos Aires (Argentina), 1960. Doctor en Fonología, Especialidad en Problemas de la Comunicación Humana con estudios de Pos-doctorado en Educación por la Universidad Federal de Río Grande do Sul, Brasil y por la Universidad de Barcelona, España. Ha sido profesor adjunto de la Facultad de Educación de la Universidad Federal de Río Grande do Sul, Brasil, y profesor visitante en la Universidad de Barcelona, Universidad de Siegen (Alemania), Universidad Metropolitana de Chile, Universidad Pedagógica de Bogotá y Universidad Pedagógica de Caracas. Es investigador del Área Educación de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) Actualmente se desempeña como Investigador Independiente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Argentina. Entre sus obras más representativas destacan: La Intimidad y la alteridad, La Educación (que es) del otro, Huellas de Derrida, No tienen prisa las palabras, Lo dicho, lo escrito, lo ignorado, Desobedecer el lenguaje


FELIPE AGUDELO TENORIO*




Novelas como El vuelo negro del pelícano no son frecuentes. El autor lleva acabo  una rigurosa experimentación textual. Parece que hubiese desollado, de manera descarnada, ese enigma que reposa en los héroes de Juan Carlos Onetti. Seres que fundan solos una esquina cualquiera de la ciudad y que merecen ser denominados héroes y no personajes porque asumen en silencio el riesgo de vivir el desasosiego, la corrosiva desazón que insta a abandonar las certezas y encontrar preguntas nuevas y resistencias inexploradas más allá de las íntimas derrotas.
A lo largo de la narración el lector será sorprendido por bellas, dolorosas o irónicas metáforas. Agudelo Tenorio incluye líneas de lecturas y complicidades que, quizás, son como las señales y piedras de quien se aventura en un territorio de extravío.
Al final de esta novela, que inquieta e incomoda por su visión despiadada y sin concesiones, el escritor dispone un archivo de citas y fragmentos narrativos que, más que piezas de un rompecabezas, integran el clima moral de su historia. A Fabián Martel se le revela por completo “La estafa de su propio vivir”
Roberto Burgos Cantor

·    (Bogotá, 1955). Poeta, narrador y guionista. Ha publicado los libros de poemas Señales de humo, Oráculos ausentes y La balanza encantada. El primero de ellos en México en 1986, los dos siguientes en Colombia, en el año 2003 y 2005, respectivamente. También publicó la novela Las raíces de los cielos (1993) y los libros de cuento Las noches del Búho 1986 y Cosecha de verdugos 1999. Ensayos, poemas y cuentos suyos figuras en diversas antologías.


La Literatura, el Límite y la Extrañeza



Por: Gabriel Arturo Castro*

Existe una tendencia de la literatura que pretende reemplazar la tensión por la erudición, esclavizando de nuevo al  arte a las ataduras del intelecto, a la estética tecnicista clásica de origen renacentista, cuya dinámica se encauza a la nostalgia de la mitología grecorromana, el rechazo por otras expresiones que no sean los clásicos, es decir, lo no amoldado a la simetría, al orden, a la claridad-transparencia intelectual, teorética y especulativa de la representación artística. Sus representantes son considerados por la crítica conservadora como grandes estilistas, “de exquisita y rara expresión”, forjadores otra vez del intelectualismo, el regreso al culto de la razón, la imitación, la inflexibilidad de las reglas, el decoro y el deleite como elementos preponderantes de una antigua estética.
Tal erudición pasa de una cultura vasta y profunda en el campo del humanismo, al culteranismo, expresión de extrema artificiosidad que deja de lado lo sensitivo, la espontaneidad, la sugestión y la ilusión, como elementos generadores del arte vivo.
La erudición malsana -la pedantería de conocimientos inusuales pero superficiales e inútiles, datos inconexos, pura nemotecnia, destreza, ejercicio terminológico, sumatoria estéril de informaciones, en fin, el artificio, el ingenio, lo fingido-  tiene como horizonte, según Burke, la perfecta conclusión formal de la obra que caracteriza la “belleza clásica”. Buscan el equilibrio de lo totalmente terminado, sin percatarse que toda obra es  abierta, inacabada, incompleta, indeterminada, de imperfecta realización. En esta línea de “no acabamiento” de la obra, que ha de ser completada y cargada de significado por el lector, la nouvelle critique y Barthes en particular, llegan a postular una superioridad del lector sobre la escritura, una “irresponsabilidad del texto”, frente al cual el destinatario no es un consumidor pasivo, sino un productor (con permiso para “maltratar el texto, para quitarle la palabra”).
Desde  este punto de vista la obra ya está abierta desde el origen y no sólo en la evidente variedad de las interpretaciones, porque no se cree que el mensaje esté históricamente establecido y consignado en la escritura del texto.
Obertura y fractura que deja una ausencia, algo por concluir en el acto de la lectura, gracias al vuelo de la imaginación. Ambigüedad, la llama Umberto Eco, uno de los caracteres generales del arte y de las poéticas contemporáneas, “una de las finalidades explícitas de las obras”.
La erudición nombra el objeto, el arte vivo lo sugiere. La erudición conceptúa, ordena impecablemente, pretende agotar la riqueza del texto, siempre potencial. El arte vivo hace de su constancia el hacer, rehacer y deshacer, sosteniendo una utopía de la obra distinta, creadora y crítica a la vez, una obra sin lugar fijo, sin descanso, siempre en movimiento.                
Lo anterior, por ejemplo, se verifica en ciertos relatos de pretensión intelectual y erudita, los cuales son monólogos donde un personaje toma la palabra y pronuncia un discurso, en el que expone sus pensamientos o sus razonamientos, frente a  supuestos interlocutores.
El afán de explayar saberes, teorías o dar a entender la aprehensión intelectual de los objetos descritos, hace sobrepeso al lado del contenido en un intento de crear literatura artística, lugar donde sabemos no se puede separar la forma del contenido. Pero al privilegiar el contenido, solo la parte intelectual, hay una intención de alcanzar el saber desde el plano del discurso conceptual. El estilo se impone sobre el lenguaje e inaugura otra ética.  
Los textos al “contarlos” y además “explicarlos”, se objetivizan a través de una eficiencia retórica, como si la literatura artística o el arte en sí,  tuvieran  la misión de ayudarnos a entender problemas teóricos complicados, y que por lo tanto, los relatos mencionados fueran un medio de divulgación de tales problemas o un espacio para la exhibición erudita. Tal ostentación es ya una necesidad extraliteraria que responde a otras demandas, muy distintas de la creación artística que interioriza actitudes filosóficas, ideológicas o intelectuales. El arte pasa de ser expresión, ejercicio, huella espiritual, a convertirse en un elemental soporte de un discurso racional, positivista y enciclopédico y lo que podría ser expresado en ensayos, artículos o tratados, se vierte al género de la narrativa, transformándose ésta en un medio o vehículo exclusivo. Al respecto, Pablo Fernández Christlies argumentó:
La puerilidad del racionalismo reside en que siempre quiere parecer muy grave, relevante y altamente especializado, y por eso sus adeptos siempre quieren hablar de cosas que ni le suceden a nadie ni nadie sabe de qué están hablando, para que no se equivoquen y para que se vea que ellos sí estudiaron. Por eso escogen siempre ejemplos grandotes y sólo para expertos, en los que se adivina una jerarquía donde manda el poder, el status, la ganancia, el tamaño, las cantidades y otras formas de gran reputación.
Otro asunto es que la literatura nos brinde un conocimiento de carácter distintivo. Pero a veces, mediante conceptos  se intenta expresar la subjetividad, es decir lo indescriptible y lo inexplicable, quedando en el aire una sensación de individualidad reflexiva que prescinde del yo universal y lo limita al yo egocéntrico, racional y lógico. Aparece la lucha entre el deseo de objetividad y el deseo de la subjetividad que brota en el arte. Importa más  dar a conocer el engranaje y  el bagaje intelectual que la vida interior de los personajes, o del autor mismo. ¿Dónde queda el enigma de su yo, su verdad, su visión del mundo?
Predomina, por lo tanto, la lógica deductiva (matemática sin inspiración, diría Valéry), el concepto sobre la metáfora, el decir del pensador frente a la palabra poética, la razón ante la revelación. Gana su precisión de lenguaje técnico. Basta con revisar dichos relatos para presenciar las expresiones exigentes, las frases contenidas, la coherencia lógica de los conceptos que habitan al interior de la narración. La claridad discursiva se impone a la claridad intuitiva o estética.
Frente al racionalismo como doctrina que defendió el predominio de la razón sobre cualquier forma de conocimiento, surgieron corrientes del escepticismo, de la sospecha o la desconfianza, a partir  de la denuncia de las ilusiones, de la falsa percepción de la realidad y la búsqueda de las utopías.  Desde entonces la verdad ya no es absoluta, ni es la correspondencia de la proposición con la realidad (conexión directa, unívoca, de la palabra y la cosa), sino un abrir del horizonte del mundo donde se puede verificar la proposición. El lenguaje ya no es un territorio seguro, autosuficiente para nombrar el mundo, pues la realidad es algo inestable, disuelta, inquieta. Nada se da por fuera de la experiencia o antes de ella. La palabra se rompe, se agrieta la relación entre las palabras y las cosas. Nietzsche hace hincapié en la necesidad de la crítica a aquél pasado de la verdad impuesta, a priori,  subsidiaria de un pasado vetusto, anticuado y de una historia anticuaria y monumental.
Allí entra Michel Foucault y su experiencia de la sinrazón, es decir, de su relación con el límite, de lo excluido por la razón, es decir, de su relación con el límite, de lo excluido por la razón: el mal, lo ilícito, la enfermedad, el sueño, la locura. Para pensar no serán suficientes la lógica y la razón. Desde Nietzsche sabemos que pensar no es sistematizar sino realizar la experiencia de los límites o de la alteridad. Foucault en El orden del discurso examina la significación en la relación intersubjetiva, en cuanto a los impedimentos al decir. Son los órdenes de la institución que se enfrentan al deseo. El deseo que se niega someterse al ordenamiento, a los determinismos, y a las limitantes de las verdades forzadas y la mansedumbre. Las instituciones, entre ellas la Academia y la Escuela erigidas como torres de Babel, inexpugnables, exclusivas y excluyentes ,  prohíben, restringen, niegan lo que se debe decir, lo que es correcto, lo que es metodológicamente apropiado y a quienes puedan servir de locutores, con sus aprobados comportamientos.
Es otra instancia ética porque se entiende la realidad como una experiencia que se organiza en un juego de identidad y diferencia, de lo mismo y de lo otro. El establecimiento de lo otro (lo excluido, lo exterior) como parte íntima de lo mismo.
Para Gianni Vattimo  la verdad no es una verdad de la historia, sino que es una verdad histórica. Esto es, que a la verdad se la interpreta en el horizonte del tiempo y que no puede quedar fijada en un tiempo. La verdad no coincidiría con una teleología histórica, ni con la metafísica que la entienda como verdad del objeto o de la presencia. De acuerdo con Vattimo ya no hay presencia de la verdad, sino una interpretación histórica de la verdad. En este sentido, se hace necesario relacionar la hermenéutica con la modernidad. El nihilismo, la crítica a la modernidad y a la metafísica clásica, pasando por la concepción de verdad y de la historia, serán los componentes de una hermenéutica filosófica en sentido Vattimiano). La verdad no es ya correspondencia de la proposición con la realidad, conexión unívoca y directa de la palabra con la cosa, sino un abrir del horizonte del mundo donde se puede verificar o no la proposición.   
Y una de las manifestaciones del deseo es la literatura, suma de la creación subjetiva y la transformación de la realidad. La literatura subvierte, asume el sinsentido de la existencia dado que posee un orden artificial exigido por la transformación artística, contrario al orden lógico temporal. Los acontecimientos sufren distorsiones temporales, un efecto de extrañamiento. El artista nos ofrece una percepción inédita de la realidad, desautomizando el lenguaje, deformando los materiales que lo componen, tornándolos imprevisibles, distintos a la percepción común. Identificar sin autoidentificarse, poseer una postura crítica, reconocer y extrañar. El mundo invertido de la literatura se opone al mundo ordenado de la razón, replegada en sí misma, de tono monocorde, monofónica e insoportablemente homogénea, gracias a su sentido recto y pleno. El lenguaje del deseo se cuela sin permiso en el vacío del sentido. Es que la literatura es un espacio de libertad, una mirada torcida de los mecanismos ocultos del lenguaje, el error, la desviación, la extrañeza y  la subversión. Manifestación de un lenguaje que es transformación continua, sin fin, reino de la duda, la pregunta, la alteración, la pérdida, el lugar de lo imposible, la paradoja, la aventura, lo extraordinario.

·         Escritor, docente y antropólogo colombiano, nacido en Bogotá, en 1962. Maestro coordinador de talleres de arte y literatura. Magister en Literatura de la Universidad Tecnológica de Pereira. Es autor de: Libro de Alquimia y Soledad (1992) Alquimia de la media luna (Verdehalago-UNAM, México, 1996) Tras los versos de Job (Sic Editorial, Casa de Poesía Porfirio Barba Jacob, 2009) Ceniza inconclusa, ensayos breves sobre arte y literatura (Universidad del Tolima, 2012) Pequeño mito del bosque (Cuadernos negros, Calarcá, 2012) Entre el mundo del lenguaje y la memoria. Siete ensayos literarios alrededor de la poesía de Héctor Rojas Herazo (Sic Editorial, Bucaramanga, 2013), Extravíos, comentarios bibliográficos de ida y vuelta (Klepsidra editores, Pereira, 2013), Día antes del tiempo (Universidad del Tolima, 2013), La caza invisible, antología personal (Colección Los Conjurados, Bogotá, 2014), La urdimbre, el hilo oculto (Colección Doble Fondo IX, Biblioteca Libanense de Cultura, 2014). Varios de sus trabajos poéticos y ensayísticos han aparecido en diversos medios nacionales e internacionales.


LICHEN
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          



Poeta Luis Bravo*


casa de altura
                        This gave me that precarious Gait
                        Some call experience
                                                                       Emily Dickinson

una escalera
-por si el hombre sube

esa escalera
-por si algún dios baja

precario tránsito de la fe


hunter of heights**

                        This gave me that precarious Gait
                        Some call experience
                                                                       Emily Dickinson

a stairway
-in case a nan climbs

that stairway
-in case some god descends

a precarious passage of faith

***

polvillo

ese miedo a mover la borra
donde escribe insomne
oscuro aromático, el destno

fine dust**

that fear of moving the dust
where a sleepless, obscurely aromatic
destiny writes

·         Montevideo, 1957. Poeta, narrador y crítico literario, cofundador en 1980 del Grupo Uno, conjunto vanguardista de la poesía uruguaya. En su país y en el exterior se ha desempeñado como docente de Literatura universal e iberoamericana. Es autor entre otros, de los libros: Puesto encima el corazón en llamas (1984) Claraboya sos la luna (plaqueta 1985; casete colectivo, 1986), Lluvia (1988), Gabardina a la sombra del laúd (Buenos Aires, 1989), Naturaleza Fugitiva (plaqueta, 1994), La sombra es el arco (plaqueta, Barcelona, 1996), Árbol Veloz (obra multimedia en cdrom, casete y libro, 1998; en dvd y en CD, 2007), En el contorno del espejo (plaqueta, 2000) An Anna Blume, traducción y versión oral del dadaísta Kurt Schwitters (libro + cd colectivo, Alemania, 2000), Liquen (Buenos Aires, 2003), Tarja (2004), 31/13 (13 poemas del manifiesto de Vicente Huidobro de 1931 a las 13 letras de Clemente Padín), Intemperie (2005), Algo pasa por la voz (2009). Y de los títulos de Ensayo: Utópicos, visionarios y otras huellas del compromiso poético.(Ensayos de literatura hispanoamericana contemporánea) (1999), Nómades y prófugos /entrevistas literarias (Univ. Eafit, Colombia, 2002), Escrituras visionarias / ensayos sobre literaturas iberoamericanas (Fin de Siglo – Premio Fondos concursables M.E.C., 2006-2007), y Voz y palabra. Historia transversal de la poesía uruguaya. 1950-1972 (2012).

**Poemas traducidos por William F. Blair
With Pablo Rodríguez Bolbontín
                                                                                                         
CARTAS DE LOS LECTORES


LA OTRA COLOMBIA: No sé si publiquen esta carta pero comparto con los Con-fabulados y creo que con gran parte del país, la alegría por la Medalla de Oro lograda en los Olímpicos de Río por el deportista Oscar Figueroa. Lo más emocionante de su triunfo fue que le cantó la tabla a los políticos colombianos que prometen y prometen y nunca cumplen. Los deportistas en nuestro país, así como gran parte de sus poetas, hacen parte de esa otra Colombia que nos llena de orgullo y que están completamente desprotegidos! Alberto Aristizábal Arango

***
CONFABULADOS: Muy profunda y muy sentida la Prosa enlutada del venezolano Benito Mieses. Gracias por compartirla. Javier Rodríguez Espejo. Estudiante de Filosofía

***
AMIGOS CONFABULADOS: Gracias por la publicación y buena selección de los poemas de mi paisano Mario Enrique Eraso. Juan Andrés Segura


***
CONFABULADOS QUERIDOS: Gracias por los hermosos textos de El Tempestario que estuvieron publicando. Quisiera saber si el poeta Márquez Cristo publicó su libro de Crónicas y dónde puedo conseguirlo. Hellen Alicia Díaz
            R/. El libro permanece inédito. Tan pronto se haga una edición lo informaremos por este medio.

***



Descripción: El-libro-de-la-tierra Gonzalo_marquez_cristo

Compre aquí nuestros 100 títulos
Poesía, Cuento, Ensayo, Crónica, Novela y Testimonio

El Libro de la Tierra (101 geniales Autores), Discursos Premios Nobel (Tres tomos), Grandes entrevistas de Común Presencia, Antología de Poesía Colombiana (1931- 2011), Poetas venezolanos contemporáneos, Cuentos perversos, Ensayistas bogotanos, Cronistas bogotanos, Cuentistas bogotanos y muchas obras más.



¡Por la defensa de la prensa libre en Colombia!
Con–fabulación es un periódico virtual que se publica semanalmente y se despacha a 100.000 lectores. Las opiniones expresadas en este medio son responsabilidad exclusiva de los columnistas y periodistas. Todos los textos pueden reproducirse citando la fuente. Si usted comulga con nuestra tarea, envíe este periódico a sus amigos, o mándenos las direcciones que considere pertinentes: ¡contribuya a la con–fabulación!
Si usted no desea seguir recibiendo este periódico por favor enviar un mensaje de retiro a este mismo correo