Comité Editorial

DIRECTOR: Gonzalo Márquez Cristo. EDITORES: Amparo Osorio, Iván Beltrán Castillo. COMITÉ EDITORIALFabio Jurado Valencia, Carlos Fajardo, Maldoror. CONFABULADORES: Óscar Collazos, José Chalarca, Marcos Fabián Herrera, Sergio Trujillo Béjar, Fabio Martínez, Fernando Maldonado, Gabriel Arturo Castro, Guillermo Bustamante Zamudio. EN EL EXTERIOR: Alfredo Fressia (Brasil); Antonio Correa, Iván Oñate (Ecuador); Rodolfo Häsler (España); Marco Antonio Campos, José Ángel Leyva (México); Luis Alejandro Contreras, Benito Mieses, Adalber Salas (Venezuela); Renato Sandoval (Perú); Efer Arocha, Jorge Torres, Jorge Najar (Francia); Marta L.Canfield, Gabriel Impaglione (Italia); Luis Bravo (Uruguay); Armando Rodríguez Ballesteros, Osvaldo Sauma (Costa Rica).

Advertencia

Apreciado Con-Fabulador:
Si nuestro Semanario Virtual le está llegando a Lotes de Correo o a Spam, por favor guarde nuestra dirección para que esto no vuelva a ocurrir. Si las imágenes llegan sueltas actualice Hotmail. Gracias

Con-Fabulación llega a 100.000 lectores semanales

E D I T O R I A L

La divergencia, el pensamiento plural, la imaginación crítica, el encuentro lúcido que instaura el entendimiento, y todos los recursos inventados por la cultura para enfrentarse a los múltiples rostros de la pobreza y a los disfraces infinitos de la muerte, hoy se encuentran exiliados, arrojados a las inmediaciones. ¿Cómo participar de un festín donde el nombre de la realidad es sacrilegio, descarnado anatema y malévola irrisión?
Ante el mutismo cómplice y la tácita aceptación de una realidad inaceptable, y en la hora en la que todo debate empieza a extinguirse, apabullado por la tiranía del desprecio, que es casi peor que la de la violencia, resulta urgente fundar zonas propicias para el derroche de la libertad.
Soñamos con la alianza fecunda de la imaginación y la crítica, con la nupcias del periodismo y el pensamiento, de la verdad y la belleza: con una Con-fabulación… Porque solamente el uso ilimitado de la creatividad servirá de brújula para fundar el camino y desplazar la oscuridad reinante.
Desde este sitio convocamos al ingenio creador de los periodistas, escritores, académicos e intelectuales para que mediante el ejercicio de la escritura, despojados de cualquier oscura intención destructora, polemicemos y opinemos, y, con un alto sentido de la ética, hagamos aportes a la construcción del horizonte extraviado.

Roberto Juarroz, a veinte años


Roberto Juarroz (Coronel Dorrego, 1925 - Témperley, 1995; Argentina). Poeta y ensayista. De 1958 a 1965 dirigió la revista Poesía=Poesía. Fue nombrado Miembro de Número de la Academia de Letras de su país en 1984. Ejerció la crítica literaria y cinematográfica en importantes medios de comunicación. 
Además de su fundamental obra Poesía vertical, que fue creciendo con los años y alcanzando innumerables traducciones y un vasto reconocimiento universal, es autor del ensayo: Poesía y realidad (1987) y del libro de conversaciones: Poesía y creación (1980). Obtuvo los premios: Honor de la Fundación Argentina (1984), Esteban Echeverría (1984), Jean Malrieu de Marsella  (1992), y el consagratorio Premio de las Bienales Internacionales de Poesía en Lieja, Bélgica (1992).
Para conmemorar los 20 años de la desaparición del inmenso poeta argentino, publicamos dos de sus textos pertenecientes a la antología Poesía vertical (Común Presencia Editores, Bogotá, 2001).


- 1 -

Tú no tienes nombre.
Tal vez nada lo tenga.
Pero hay tanto humo repartido en el mundo,
tanta lluvia inmóvil,
tanto hombre que no puede nacer,
tanto llanto horizontal,
tanto cementerio arrinconado,
tanta ropa muerta
y la soledad ocupa tanta gente,
que el nombre que no tienes me acompaña
y el nombre que nada tiene crea un sitio
en donde está de más la soledad.


- 2 -

Llegará un día
en el cual no habrá que empujar
los vidrios para que caigan,
ni martillar los clavos para que sostengan,
ni pisar las piedras para que se callen,
ni beber el rostro de las mujeres para que sonrían.
Empezará la gran unión.
Hasta dios aprenderá a hablar
y el aire y la luz
entrarán en su cueva de miedosas eternidades.
Entonces ya no habrá diferencia
entre tus ojos y tu vientre,
ni entre mis palabras y mi voz.
Las piedras serán como tus senos
y yo haré mis versos con las manos,

para que nadie pueda ya confundirse.

Homenaje a Carlos Granada


Homenaje a su vida y obra, sábado 1º de agosto a las 11 a.m.
Galería Alonso Garcés
Cra 5 No. 26 B – 92. Bogotá

En el reino de Maldoror


A petición de muchos lectores fanáticos del libro Cuentos perversos (Colección Los Conjurados), publicamos el prólogo y uno de los perturbadores relatos (“Misterios de Safo” de Cydno de Mitilene), que componen esta antología integrada por textos de autores como Ovidio, Apuleyo, Boccaccio, Sade, Lautréamont, Apollinaire, Gide…

Por Amparo Osorio*

Si la literatura puede hacer belleza de la perversidad fundando escenarios de una lúdica fascinante como lo demuestran los veintiséis relatos seleccionados, y ofrecer herramientas fundamentales en el conocimiento del ser humano como lo comprobaron Freud y Jung; la colección Los Conjurados, además de pretender una vindicación de los autores incluidos, es un reconocimiento a la más libre imaginación humana.
El camino circunscrito en estos textos, más allá de una idea del bien o del mal, nos abre un espacio literario que reprimido, extraviado o escandalosamente consagrado, descifra nuestra íntima naturaleza, acercándonos a lo que Nietzsche en su Genealogía de la moral, denunció como esa equívoca conciencia que durante siglos hizo contemplar al hombre con malos ojos sus inclinaciones naturales.
Separados de nuestra profundidad, fuimos obligados a portar la máscara para tener cabida en un escenario moral establecido; las religiones estigmatizaron el hedonismo y el gran filósofo Epicuro fue severamente confiscado; así las sociedades castrantes inventaron términos como diferenciación, excluyendo la posibilidad de la otredad y del reconocimiento de aquellos seres que dirigían sus deseos hacia espacios no establecidos por la moral en uso.
El erotismo e incluso el humor negro, que han transitado desde siempre por complejos y secretos senderos y cuya ceremonia íntima se ha mantenido oscilante entre Eros y Thanatos, fueron recibiendo en el escenario de su esencia multiforme, radicales definiciones que lindaban con el prohibido universo de la perversión.
Pero si nos pertenece el cuerpo como nuestros placeres, si la imaginación se funda en él para obtener su pasaporte al estallido; podríamos afirmar que el sombrío nudo de sus actos, es tal vez la fuerza secreta, predestinada desde nuestra química galáctica.
En los relatos míticos todo era permitido, los dioses y los héroes realizaban sus sueños y asaltos sin restricciones, y en esa cruel fantasía se revelaba la fuerza sombría y originaria del ser. Resulta entonces sorprendente la antimemoria del hombre en el decurso de su historia, si leída desde el contexto testimonial de sus inicios, recordamos nuestra procedencia exacta de una Eva incestuosa.
Por eso el arte, con sus postulados de conciencia y denuncia, es el encargado, siempre, de abrir la puerta que nos mostró las búsquedas y vías de la pasión humana, que tan profundamente inquietan a la especie.
Las fiestas de la Fertilidad de la Tierra y las bacanales celebradas en homenaje a Baco, el Perfecto (según el verso de Whitman), han desaparecido; sin embargo asistimos al culto del cuerpo, verdadero objeto de devoción que ha sido despojado de su trascendencia sagrada, ahora entronizado como dios moderno, y atado a los cánones de una moral victoriana aún imperante en el desolador inicio del Siglo XXI.
Así la sucesiva fascinación oculta de ese animal que somos, de ese ser que se esconde bajo los párpados, afirma también que todos, en el más indescifrable de nuestros pliegues, somos la confirmación exacta de Narciso, es decir: la certeza de nuestra propia e insalvable obsesión; porque el yo es insuperable.
El recorrido de esta antología, nos lleva por varios estadios de los temas proscritos, donde existen los más reconocidos matices de la perversión amalgamada con el erotismo.
Apuleyo en su Asno de oro, que podría ser un anticipo feliz de Kafka, si pensamos en su punto de vista narrativo, devela su resplandeciente humor zoofílico, tema igualmente latente en el cuento extraído de Las mil y una noches donde una princesa sexualizada por un mono crea una divertida situación inolvidable.
Con Sacher-Masoch y Sade asistimos a la violencia propuesta como un despiadado instinto territorial del placer, en un encarnizado juego del poder sexual; donde la sangre y el castigo reinan.
Bataille desde otra orilla, en la historia de sus jóvenes protagonistas, nos muestra la forma como éstos convierten el ajedrez del deseo en una escena surrealista, con imágenes provocadoras de un delicioso infantilismo.
A través de la pluma de Nabokov y caminando entre sus destellos de humor negro, sabemos lo que le puede pasar a un adulto cuando es pervertido por una niña libidinosa.
El Premio Nobel japonés Yasunari Kawabata crea una situación transgresora cuando el anciano de su historia condenado a acostarse con una joven narcotizada, intenta inútilmente rescatar el erotismo que ha huido con sus años.
Barbusse nos deja ver por un orificio el despertar del deseo entre una pareja de hermanos, y dentro de ese mismo espacio incestuoso, el adolescente que protagoniza la historia de Mishima observa a su madre haciendo el amor con un marinero, como preámbulo de una venganza que será la recreación japonesa del mito de Edipo.
Para Genet el despiadado acto planteado por su personaje Querella, es la forma de expiar un crimen, llevándonos en su relato a una ejecución interior devastadora.
Anaïs Nin y Cydno de Mitilene –esta última de existencia casi ilusoria– ven el deseo con ojos femeninos y fundan dentro de sus literaturas crueles ceremonias.
Y como las artes plásticas también son festejadas en este libro, el magistral dibujo de Miguel Ángel titulado: El rapto de Ganímedes, plasma la violación del hermoso efebo a manos –mejor a garras– del dios Júpiter convertido en águila; mientras Balthus, uno de los artistas más controvertidos del siglo XX, recrea a una de sus niñas impúdicas en un cuadro lleno de simbolismos, junto a un gato que bebe leche.
Dioses y hombres en el concierto del mundo han desafiado los conductos de una razón establecida y testimoniando sus libertades individuales han sido exiliados y proscritos.
Isidore Ducasse, Conde de Lautréamont, considerado por los surrealistas como el genio de la rebeldía, dentro de la más alta poesía maligna, lleva a su personaje central, Maldodor, a hacer el amor con un tiburón hembra, en uno de los episodios más perversos y deslumbrantes de la literatura. Hay una variedad tal de frenesí en Lautréamont, una potencia tal de metamorfosis, que la ruptura de los instintos se encuentra, a nuestro parecer, realizada (Bachelard).
Pero si el siglo XX trajo consigo la liberación femenina y se extendieron y multiplicaron los estudios de sexología y psicoanálisis en su analítico intento por descifrar esa summa de creencias, costumbres y valores que rigen los comportamientos de la criatura humana, es posible que el siglo XXI sea regido por los postulados de Bruckner y Finkielkraut en El nuevo desorden amoroso, que proclaman: Unirse no debe conducir a otra cosa que fundirse de nuevo y de mil maneras, con mil otros mundos.
Dicha idea conduciría a una nueva comprobación en el sentido de que esas verdades develadas, o transgresiones lúdicas –el camino a las sensaciones del goce, a partir del cual surgen grandes interrogantes filosóficos y metafísicos que habitan en nuestra alquimia–, continúan y seguirán constituyendo uno de los grandes y complejos equipajes del hombre en su viaje terrenal.
Para  recorrer estos Cuentos perversos, nada sería entonces más acertado que recordar aquel graffiti escrito en  Nanterre durante los episodios de Mayo del 68: Inventen nuevas perversiones, ¡yo no puedo más...! y evocar la cínica frase del filósofo rumano E. M. Cioran que colma de humor esta visión transgresora: Dichosos Onan, Sade, Masoch... sus nombres, lo mismo que sus grandes proezas, no envejecerán jamás.


*Poeta, narradora y ensayista colombiana

Misterios de Safo

Safo

Por Cydno de Mitilene
(1840-1910)

Safo además de ser la profetisa de nuestra religión amorosa es nuestra inspiradora y nuestra guía. Es la diosa a la que adoramos bajo la imagen de la luna.
Todos los años, durante una noche de plenilunio de primavera, Cydno y sus discípulas festejamos los misterios de Safo. Las violetas sagradas invaden nuestro templo. Las imágenes viriles –pinturas, esculturas, tótems– se ocultan bajo un oscuro velo; o se arrojan al mar si la cálida diosa inspira a alguna de nosotras a deshacernos de los objetos sacrílegos.
...No puedo seguir. Tengo terror de exceder los límites de mi condición de sacerdotisa: existen misterios cuya revelación podría pagar con mi vida y después de muerta deshonrarían mi memoria.
Sin embargo, como estos epigramas serán guardados con mis cenizas cuando llegue la muerte, liberaré ahora mi corazón  con las siguientes confidencias.
Cumplimos las purificaciones y los preparativos rituales. Y durante la ceremonia cantamos un himno que me es prohibido escribir.
Durante el rito anual, es importante para darle toda su dimensión al acto, que una de nuestras hermanas, víctima de padecimientos físicos o de los espíritus de la voluptuosidad incontenible, se entregue feliz al altar de sacrificio, buscando con ansiedad terribles emociones que aún no ha podido descubrir.
Aquella que desea morir, elige entre nosotras a las cinco que más ama. Y aunque podemos rechazar la alta distinción para ser reemplazadas por otras, jamás ha ocurrido que alguna de las elegidas eluda el honor de acompañar a la víctima en el inicio de su laberíntico viaje, desdeñando los sublimes goces que la última despedida le concederá.
Porque nuestras costumbres son distintas a las de los demás pueblos, nuestra moral pocas veces coincide con la de las tierras del exilio. Por tal motivo no dudamos en ayudar a morir a quien voluntariamente persigue ese estado como un cese a sus dolores o como la fuente de insuperables delicias.
Las cinco oficiantes desnudan a la voluntaria víctima, y mientras la maceran en baños de exquisitos aromas, las demás nos distribuimos en grupos de tres o cuatro formando un círculo alrededor de aquellas que en extensos lechos de placer, junto a las cráteras de bronce colmadas de deliciosos vinos, realizarán el sacrificio.
Perfumadas y desnudas las elegidas atan a la víctima entre dos columnas del palacio, decoradas con violetas oscuras y rosas alexandras. Entonces la más joven toma cinco delgadas flechas de plata y las reparte entre las victimarias, quienes se aprestan a vendar los ojos de aquella que ha decidido abandonarnos.
Se escucha una melodía suave que invita al ensueño y prepara nuestros corazones para consagrar el sacrificio. Obedeciendo a una ceremonia estricta, las sacerdotisas rodean a la víctima de la enfermedad o de la lujuria, y lanzando las saetas en su cuerpo desnudo le otorgan su liberación. Dos flechas son clavadas arriba de sus senos; otra en el muslo izquierdo más abajo de su pubis; la cuarta en la espalda entre el hombro derecho y la nuca, y la última en la parte más protuberante de la nalga del mismo lado...
A los gritos del suplicio, muchas de nosotras estremecidas por el terror, esconden sus rostros en los almohadones de los lechos, y todas nos sentimos conmovidas por un sombrío delirio voluptuoso. Este instante es el de los alaridos, los besos hirientes, los sollozos desoladores y las libaciones de consuelo.
El dolor transforma la música de las cítaras, las flautas y los tamboriles. Poco a poco vamos recuperándonos, ávidas de un espectáculo que sólo hasta el año siguiente será posible disfrutar, a menos que una circunstancia desfavorable lo postergue.
La víctima que se desangra lentamente por las pequeñas heridas, desfallece sobre su lecho mortal. Una de las escogidas entreabre las piernas y se sienta sobre su rostro dejándose besar el sexo, en el que la agonizante hunde con insuperable febrilidad el dardo de su lengua.
La que goza esta última ofrenda, besa alternativamente uno y otro seno de la viajera, por los que fluye en purpúreos hilillos la sangre de las heridas. Una sacerdotisa arrodillada ante el lecho se baña el rostro con la sangre que mana de su muslo, y hunde su lengua estremecida  por el aroma acre del rojo líquido en esa vulva que ya no conocerá más placer, y la acaricia con la voluptuosidad de quien no ignora que ofrece a un ser el deleite póstumo.
Dos oficiantes jóvenes pasan suavemente sus bocas y dedos desde la planta de los pies hasta la garganta agónica, deteniéndose en sus flancos convulsos. Y otra, besa su espalda afanosamente y la penetra con un bastoncillo de plata que le conmueve las entrañas...
Al consumarse esta compleja cópula, se apodera de nosotras un delirio indescriptible y absoluto. La víctima, excitada por tantos contactos sexuales, llora, grita, muerde, jadea, convulsiona, poseída por los espasmos del placer y el padecimiento que se mezclan brutalmente en su interior.
Sus gozadoras se adhieren a ella, ebrias de sangre y de muerte, profundizando las heridas de las mortales saetas con sus cuerpos estremecidos por la lujuria.
Y todas las espectadoras agotando el vino de las cráteras para calmar la sed de nuestros labios resecos por tanto ardor, nos poseemos con salvajismo, con la mirada extraviada por el furioso deseo, por la embriaguez y por la contemplación desgarradora del sacrificio.

Y al amanecer, cuando despertamos y nos preparamos para la cremación de la que decidió partir, advertimos horrorizadas que una de las oficiantes se ha dormido con la boca hundida en el inmóvil sexo de la muerta.

Diez Años del Movimiento BDS

Boicot, Desinversiones y Sanciones a Israel
Restaurante Alí Baba (Cra. 9 No. 11 – 42, Bogotá)
Jueves 30 de julio, 6 p.m.



Apuntes sobre el Nadaísmo


Por Mauricio Botero Montoya

El Nadaísmo criollo fue un grupo adicto al ludismo verbal, sin coherencia distinta a la jocosa diversión del instante. Salvo el notable poeta X-504, su aporte se redujo a dar ductilidad a la acartonada retórica del excluyente Frente Nacional colombiano de los años 60. Aunque ese ísmo fue apolítico tenía con ese Estado una armonía simétrica. Él era rígido, ellos laxos. Era solemne, ellos desabrochados. Era austero, ellos hedonistas. La pose nadaísta de crítica social no pasó de pretender purificar lo impúdico de lo real con la impudicia de la palabra. Y, en suma, parecían creer que podían liberar a los esclavos, divirtiéndolos. Esos literatí de gestos publicitarios remedados de los surrealistas, pasaron de jugar a los aguinaldos en provincia, a fumar marihuana en Bogotá. Y se dejaron ganar por la falacia que prefiere el reconocimiento al conocimiento. Si el formalismo intelectual puede devenir en pedantería que no sabe romper con las formulas, fue simétrica la tara nadaísta para el sentir profundo o el pensamiento estructurado.
Al dar viveza plástica a las imágenes acomodaron el lenguaje (hasta entonces más verbal y radial) a la visual de la televisión. Ese es su aporte. Aunque algunos de ellos se declaren satisfechos por estar bien pensionados, esto no los califica como logro para una agrupación intelectual en parte alguna. Con el tiempo, algunos diarios oficiosos les pagaron su en exceso larga mea culpa de haber sido jóvenes protestatarios. Los activistas de esa nada en movimiento terminaron disponibles para cualquier cosa; apuntalando con facilidad innegable el otro oficio más antiguo del mundo, la publicidad. Que es una auxiliar de la codicia, en una economía consumista.
Visto en una perspectiva de la historia del arte, la publicidad es el arriendo del idioma a la eficacia de la manipulación de los sentidos, sin pudores, con el objetivo de vender. Es el productor ponderando su propia producción y pagando a los publicistas por ello. Está, pues, emparentado con la más antigua de las profesiones sin que ello entrañe reproche a la más tierna. La virtud de su vicio, el impudor, supuso un rechazo a la fosilización formal. Pero fuera de eso, no postuló una escuela de pensamiento. Ese ismo no trabajó en los socavones Y es una involución si se le compara con la generación anterior que fundó a la revista Mito. Un sintomático retroceso afín a la sustitución paulatina de la cultura por la masificación de la TV. Al cambiar el mundo sus referentes al final del siglo xx los Nadaístas, como los hippies, envejecieron mal. Sin replantearse lo existente, hacen todavía de su anacronismo un canto de victoria al anotar que en la era de la Internet no ha surgido en el país otro ismo. No barruntan que ese facilismo plástico es ya la norma de las carreras de publicidad que su época no conocía. Es en ellas más que en el arte donde está su aporte. Y para la literatura que es un arte asociativo el estudio de la publicidad, de los comerciales, sirve para hacer notar el tipo de animal en el que nos quieren convertir. Tal como lo hizo por entonces Ray Bradbury en su clásico Fahrenheit 451.
En los años setenta pensadores de enjundia conceptiva como Estanislao Zuleta, Gutiérrez Girardot y el notable crítico Hernando Valencia Goelkel, les advertían que la literatura es un crisol y no una cloaca. Con el tiempo les reprocharían su autocomplacencia facilista con el apunte del poeta católico Paul Claudel: El que no vive como piensa termina por pensar cómo vive. No les veían mayor mérito en ser los últimos de los alquilados.  El fundador del movimiento, el cronista Gonzalo Arango, dejó cartas de tinte místico de más calado, y mereció de sus seguidores el calificativo de profeta. Tal vez por un énfasis suyo de esa misma admonición: los ideales que no cambian la vida pudren el alma.


*Ensayista y narrador colombiano

Cartas de Los lectores No. 385 - Julio 27 de 2015

POEMA-RÍO 2015. Excelente el Festival de Poesía de Barranquilla, muy buena la lectura colectiva de la clausura, espero que esa congregación de poetas prospere cada año, pues aquí necesitamos de eventos como estos, que nos hagan pensar. Lucila Fernández.

* * *
GÓMEZ JATTIN. Bonita la evocación de Gómez Jattin que hace José Luis Díaz-Granados en el número de la semana pasada. Aunque a veces no comprendo la magnificación de su poesía, creo que tiene algunos versos importantes y que nunca debemos olvidar a nuestros escritores. Francia Peña.

* * *
NAIRO QUINTANA. El Águila de Cómbita hizo temblar al país en su ascenso en el Tour de Francia. Tenemos campeón para mucho tiempo. Bien por la Camiseta del Mejor Ciclista Joven y por su segundo lugar en esa carrera tan famosa. Pedro Suárez, Tunja.


* * *

PoemaRío 2015

JULIO 2015. BARRANQUILLA

Esta semana se realizará en Barranquilla una nueva versión del Festival PoeMaRío, importante evento fundado y animado por los poetas Miguel Iriarte y Tallulah Flores. Aquí reproducimos lo más destacado de su intensa programación.

MIÉRCOLES 22

7:30 p.m. Plaza de la Aduana. Vía 40 No. 36-135. Recital inaugural:
Presentación de El Poeta canta dos veces, Robinson Quintero Ossa
Lecturas de: Rafael Arráiz Lucca (Venezuela), Rafael Courtoisie (Uruguay), Jorge Paolantonio (Argentina), Marlene Zertuche (México), Henrik Nilsson (Suecia), Gabi Eftiemie (Rumania), Maylén Domínguez (Cuba),  Francisco Fernández Naval (España), José Manuel Crespo (Magdalena), Aleyda Quevedo (Ecuador), Gabriel Chávez Casazola(Bolivia), Samuel Serrano (Atlco.).


JUEVES 23

10:00 a.m. Instituto Experimental del Atlántico. Calle 70 Cra. 38 Esq.: Gabriel Chávez Casazola (Bolivia), Gustavo Adolfo Garcés (Bogotá), José Zuleta (Valle), Margarita Galindo (Atlco.), Maylén Dominguez (Cuba).

3:00 p.m. Colegio Nuestra Sra. de las Mercedes. Cl. 71 No. 41 – 71.
Carolina Zamudio (Argentina), Jaime Arturo Martínez (Sucre), Marlene Zertuche (México), Francisco Fernández Naval (España), Luisa Fernanda Trujillo (Bogotá).
Primera sesión del taller Los ojos del caracol con Luisa Fernanda Trujillo.
  
5:00 p.m. La Cueva
Rafael Arráiz Lucca (Venezuela), Rafael Courtoisie (Uruguay), Jorge Paolantonio (Argentina), Luisa Fernanda Trujillo (Bogotá),
Robinson Quintero Ossa (Antioquia).

7:00 p.m. Teatro Amira de la Rosa. Calle 54 Cra. 54.
Luisa Fernanda Trujillo (Bogotá), John Better (Atlco.), Maylén Domínguez (Cuba),  Aleyda Quevedo (Ecuador), Rafael Courtoisie (Uruguay).


VIERNES 24

3:00 p.m. Barrio Simón Bolívar. Colegio de Bachillerato.
Surika Berdugo (Bolívar), Mayra Díaz (Atlco.), Henrik Nilsson (Suecia), Gustavo Adolfo Garcés (Bogotá), José Ramón Mercado (Sucre).

3:00 p.m. Biblioteca Departamental Meira Delmar
Proyecto Homero
Gustavo Macea (Guajira), Fernando Linero (Magd.), Luis Alberto Murgas (Cesar), Surika Berdugo (Bol.), José Manzur (Atlco.).

3:00 p.m. III Feria de la Lectura. Plaza de la Paz.
Lanzamientos de PoeMaRío: Maylén Dominguez (Cuba), presenta la antología cubana La Catedral sumergida. Luis Fernando Macías (Colombia), presenta su obra El libro de las paradojas.

5:00 p.m. III Feria de la Lectura. Plaza de la Paz.
Samuel Serrano (Atlco.), Rafael Courtoisie (Uruguay), José Manuel Crespo (Magd.), Jorge Paolantonio (Argentina), Joaquín Mattos-Omar (Magd.).
Retrato hablado con los pintores:
Alex de la Torre, Manuel Bustos, Iván Berrío, Omar Alonso, Roberto Rodríguez.

7:00 p.m. Biblioteca Piloto del Caribe. Auditorio Mario Santo Domingo.
Javier Naranjo (Antioquía), Pedro Conrado (Atl.), Leo Castillo (Bol.), Lidia Salas (Atlco.), Gustavo Adolfo Garcés (Bogotá).


SÁBADO 25

10:00 a.m. III Feria de la Lectura. Plaza de la Paz.
Lanzamientos de PoeMaRío:Gustavo Adolfo Garcés presenta su libro: Una palabra cada día; y Robinson Quintero Ossa su libro Trece entrevistas a trece poemas...

3:00 p.m. III Feria de la Lectura. Plaza de la Paz.
Robinson Quintero Ossa (Antioquia), Catalina González (Bogotá), Walter Yepes del Toro (Atlco.), María Clara Fonnegra (Antioquia), José Zuleta (Valle).

5:00 p.m. Plaza de Puerto Colombia.
Samuel Serrano (Atlco.), Maylén Domínguez (Cuba), Gustavo Maceas (Guajira), Francisco Fernández Naval (España),  Carolina Zamudio (Argentina).

8:00 p.m. Barrio Abajo (Casa de Hierro), Carrera 50B No. 42-43.
Aleyda Quevedo (Ecuador), Rafael Arráiz Lucca (Venezuela), Gabriel Chávez Casazola (Bolivia), Gabi Eftiemie (Rumania), Catalina González (Bogotá).


DOMINGO 26

3:00 p.m. Feria de Libreros Independientes. Plaza de la Paz.
Roberto Núñez (Atlco.), Luis Alberto Murgas (Cesar), Mayra Díaz (Atlco.), Jaime Arturo Martínez (Sucre), Pedro Blas Julio (Bol.),  Alejandro Cortéz (Bogotá).

6:00 p.m. Recital de Clausura:
Rafael Courtoisie (Uruguay), Francisco Fernández Naval (España), Lidia Salas (Atlco.), Henrik Nilsson (Suecia), Gabi Eftiemie (Rumania), Carolina Zamudio (Argentina), John Better (Atlco.), Rafael Arráiz Lucca (Venezuela), Joaquín Mattos Omar (Magd.), José Ramón Mercado (Sucre), Marlene Zertuche (México), José Manuel Crespo (Magd.).

La programación completa puede verse en:

Llama eterna para Raúl Gómez Jattin


Por José Luis Díaz-Granados*

Vuelvo los ojos treinta años atrás y en un relámpago de tiempo veo a Raúl Gómez Jattín muy joven —todos teníamos 20 años— con los ojos árabes, la sonrisa radiante y un bigote de espadachín, con dos o tres tratados de derecho bajo el ala.
 Era entonces actor y abogado en cierne el futuro cantor de los amaneceres del Sinú. Nos reuníamos casi a diario con Álvaro Miranda, Augusto Pinilla y Juan Gustavo Cobo Borda, entre otros, en la cafetería del Externado de Colombia en el barrio Santa Fe, a conversar de lo divino y lo humano, especialmente de Gabo, del “boom” de la novela latinoamericana, de Belle de Jour y de la belleza glacial de Catherine Denueve, del Che, de Angola y Los Beatles.
 Raúl era el primer actor del grupo de teatro del Externado y preparaba una encarnación escénica del mundo fabuloso de Macondo, bajo la dirección de Carlos José Reyes. En octubre de 1967 se abrió el telón del Teatro Colón, al que no le cabía un alma y apareció el exuberante árabe-costeño en el papel de Aureliano Buendía junto a Tania Mendoza como la Mamá Grande, César Amaya como Aurelio Escovar, dentista sin título y Rafael Araújo Gámez como el alcalde del pueblo. Al final fue la apoteosis: Gabo floreció en un palco aplaudiendo entre tímido y entusiasmado.
 En la casa de los padres de Carlos José Reyes festejamos hasta el amanecer. El centro de atención se lo disputaban el fabulista de Macondo y Raúl, siempre feliz, con el atuendo de los hombres libres.
 Los años siguientes los dedicó Gómez Jattin a exorcizar su febril sensibilidad a través de la palabra. Embriagado de luces y hechizos escribió versos duros, sencillos, soberbios. Caminó por la vida dejando huellas de fuego. En algún momento se sintió expulsado del Paraíso y fue al mismo tiempo Nerval, “Lelián” y Artaud. Amó su Caribe fluvial y marítimo hasta el flagelo. De ello son testigos de excepción Carlos Villalba Bustillo y Edgar Rey Sinning.
 Delirante, incisivo, tierno, pirómano, nudista, escribió varios libros que lo consagraron en vida: Poesía, Retratos,Tríptico cereteano. En uno de ellos, dijo:

Los habitantes de la aldea / dicen que soy un hombre / despreciable y peligroso…/ Eso ha hecho de mí / la poesía y el amor. / Señores habitantes / Tranquilos / que sólo a mí / suelo hacer daño...

Lo vi en La Habana hace dos años absolutamente radiante. Abrió tremendos ojos, sonrió con el alma y abrió sus alas cálidas cuando me descubrió entre el montón de viajeros que se dirigía a Bogotá. Parecía un hombre completamente nuevo. Pero no. Su enfermedad de genio era incurable, diría Javier Arias. Hace dos días seguramente se acordó de Atila Joszef y alunizó bajo las ruedas de una máquina azul. Ya antes había escrito con patético rigor:

En este cuerpo / en el cual la vida ya anochece / Vivo yo.


*Escritor colombiano

La sal de la locura


Por Gabriel Arturo Castro

La sal de la locura, de Fredy Yezzed (Colección Viernes de poesía, Universidad Nacional de Colombia) es un libro auténtico porque lo habita la poesía y funda un mundo novedoso, original  en cuanto a sus principios e inicios; coherente, orgánico alrededor de su unidad espiritual. Aquí la sal es pesar, malestar, desacomodo, alteración de la normalidad, desvío de lo cotidiano, ruptura, transgresión, fractura a través de lo insólito. Pero también la sal es la gracia, el don de crear otras realidades místicas, míticas, alucinatorias, visionarias, alternativas, yuxtapuestas a la cruda realidad física. La sal es el alimento generador de un estado poético, de la invención generada por imágenes y el combustible para sostener el dominio de un oficio: destilación y catarsis, sospecha y certeza, entrevisión y expresión-realización-certeza de lo inopinado, verbalización del fantasma.
Excelente sedimento posee este conmovedor libro, de sólida enunciación por medio de la prosa que lacera, historia, narración y constancia escrita de un dolor genuino, sentido, experimentado como propio y trasladado al papel con tajante fuerza inconsciente, vertical hondura; un monólogo donde cabe la alteridad de las otras voces, el otro que padece y crea la úlcera de la diferencia. Conciertos de voces pueblan el libro, un coro imaginado por la voz poética que interpreta el mundo sonoro, el grito de la memoria vidriosa, pulsante, horrible, punzante, conmovedora por su distinta belleza convulsiva, la tensión hecha carne desde adentro, el lenguaje de quien mora como inquilino “la casa incendiada”: “¿Quién asegura que la locura no es un intento más de salir de la casa hundida? ¿Algo que está entre el hombre y el ser humano? Una ventana dentro de nuestra ventana. Algo que huye de nuestra costumbre de llamar el fuego, de humillar un árbol, de defecar sobre un ramo de niños”.
 Un lenguaje, recordando a Foucault, que emite “un ruido sordo y un murmullo obstinado”, “replegado sobre sí mismo, anudado a la garganta y regresando al silencio del que nunca se deshizo”.
No olvidemos que la locura es el terreno de lo excluido, lo incómodo y lo insoportable, la otra experiencia de la sinrazón. Poetizar es otra manera de realizar la experiencia de la alteridad, la “posibilidad de la palabra salvaje y abrupta del loco”. Así La sal de la locura es un fruto de la intimidad expuesta como verdad (interior) o la búsqueda de la esencia por medio de una razón poética (que supone otro logos). El presente libro es una escucha de múltiples voces, juego, la polifonía del saber del poeta, de un lado, y del otro, el saber de todos nosotros, interlocutores, lejanos y cercanos, fantasmas con un dolor eterno, cierto, originario y actual. Las voces de la locura, dispersas, diferentes y discontinuas, toman forma en cada poema en prosa. El poeta entonces instaura un diálogo de profunda síntesis y la palabra del loco deja de ser insensata o blasfemia, para convertirse en imagen generadora, provocadora y digna, pues es una palabra emancipada del encierro espiritual. Palabra fecunda instalada dentro de La sal de la locura palabra emergente que instaura otro sentido que proviene, a su vez, del delirio, del bullicio, la embriaguez, el gesto orgiástico, es decir, de la transgresión: “Voy por el mundo con un agujero de bala en el pecho. El aire me atraviesa de frío. Los niños juegan a asomarse de un lado y otro. Por allí, la única mujer se me fugó y la única orquídea que sembré no quiso echar raíces”.

El poeta se desdobla en la ficción de la voz, del personaje extrañado y llega al asombro del silencio elocuente, a la luz cegadora, el drama individual que interpreta al universo contenido. Dolor, incomodidad, desafuero, error, descentramiento, periferia. Todo el mundo nace de la voz poética solática, lúcida, iluminadora,  porque desinfla la tiniebla. La voz única pero de todos y anónima a la vez. Yo también soy el loco, “el perplejo de las lilas”, el del inxilio que habla a través del lenguaje extremo, el de lucha contra el otro que lo habita, el hombre alienado, imposible, nauseabundo, errante, abismal, la fractura y el intersticio que la palabra tan sólo aproxima, sospecha, un caos hecho forma o ritual en el poema, un vacío colmado ya por la naciente sílaba.